Sedentarismo: toma el control de tus nalgas inactivas

Publicado el: 16/3/2016

El sedentarismo es un mal común en nuestros estilos de vida occidentales; no solo favorece nuestros problemas de salud (con la aparición de várices o edemas), sino que también juega en nuestra contra en el sentido estético.

¿Sabías que nuestras nalgas aumentan de tamaño si estamos demasiado tiempo sentados? Los músculos del trasero se atrofian, y acumulan grasa más rápido. Además, si eres mujer, este problema puede llegar a multiplicarse por dos.

El motivo de ello es que las mujeres suman más tejido adiposo alrededor de las caderas, a diferencia de los hombres, que lo hacen en la cintura. La responsable de repartirla de ese modo es una enzima llamada lipoproteína lipasa

Si no practicas ejercicio regularmente, deberías pasar a la acción con unos sencillos consejos que te ayudarán con la grasa sobrante de tus nalgas. Por ejemplo, en el ámbito laboral, y según la nutricionista Elisabeth Philipps, lo mejor es hacer pausas regulares para estirar las piernas, y aprovecharlas para beber agua y picar algo.

Pero, eso sí, olvidando los snacks convencionales. Disminuye el consumo de carbohidratos, ya que dispararán tu insulina, energía que no necesitas y que revierte en grasa. En su lugar, dispón de alimentos que contengan Omega 3, como el atún o salmón, puesto que favorecerán la elasticidad de tu piel. También puedes sustituir los snacks convencionales por una ración de Luxury Temptations de Medikalpro o un tentempié proteinado

Antes de acomodarte, unas sentadillas tonificarán los músculos de tu trasero inactivo y, si además elevas los talones, conseguirás poner el culo más firme. Otro consejo es endurecer tus nalgas en la silla con los pies separados a lo ancho de tus hombros y cerrar las piernas hasta juntar tus rodillas repetidas veces.

Científicos de la Universidad de Tel Aviv y expertos en fisiología como Chris Jones de Nuffield Health alertan de que las células de los músculos del trasero en la posición de sentados acumulan más grasa y se expanden. ¿A qué esperas para tomar el control de tus nalgas inactivas?

« Volver atrás
© Developed by CommerceLab