x

Horario de verano

Del 16 de Julio al 31 de Agosto, ambos incluídos.
Atención al cliente de Lunes a Viernes de 8:00h a 15:00h.
Los pedidos que se hagan antes de las 13:00h se tramitarán el mismo día para entrega en 24/48h.

LA ALIMENTACIÓN AFECTA AL ESTADO DE ÁNIMO

Publicado el: 3/2/2016

 “Somos los que comemos”. No es solo una frase hecha, sino que tiene su base de razón. La alimentación conecta muy directamente con las emociones y los estados de ánimo.

Esto se debe a que, en partes del organismo (como el intestino, por ejemplo), hay terminaciones nerviosas que envían información al cerebro. De ahí que llevar una dieta saludable permita tener una salud mental también equilibrada.

¿Sabías que hay alimentos que calman la ansiedad? Pues, efectivamente, los hay. Al igual que hay otros que aportan cierto grado de felicidad –como el chocolate, los yogures, los plátanos y las nueces- porque facilitan la liberación de serotonina y funcionan como antidepresivos.

Eso no quiere decir que te tengas que lanzar a comer sólo los alimentos que aportan felicidad a corto plazo, puesto que son, precisamente, de los que no hay que abusar en la nutrición. Las grasas, la falta de antioxidantes y los alimentos que impiden hacer una buena digestión conducen a estados de depresión. El malestar, al tener tu cuerpo exceso de calorías y falta de nutrientes, conduce a problemas de sueño, digestión y obesidad, sentimientos de culpabilidad… y eso tiene su repercusión en las emociones.

Por otra parte, los alimentos con Omega 3 (mariscos y pescados) equilibran el ánimo. Además, existen comidas que te traen recuerdos, tanto positivos como negativos, y eso también te condiciona a la hora de enfrentarte a esa ingestión.

También hay que combatir el aburrimiento, ya que suele conllevar a consumir alimentos poco recomendables para la salud y que lo único que hacen es aportar satisfacción momentánea, pero hambre (en poco tiempo).

Tener sensación de hambre genera mal humor, pero abusar de alimentos calóricos conduce al malestar y a la depresión. Por eso, la recomendación general es tomar micronutrientes, fibra soluble, probióticos y, sobre todo, agua. La hidratación -dos litros diarios- es básica, para mantenerse sano por dentro y fuera.

« Volver atrás
© Developed by CommerceLab